Housebound

Housebound

Cuando eres una delincuente de poca monta es malo que te pillen, peor que te condenen a arresto domiciliario y un verdadero desastre que el domicilio en cuestión sea la casa de tu madre. Aunque podría ser peor, la casa podría haber sido el escenario de un atroz crimen y estar habitada por una misteriosa presencia… ¡Oh, bingo!

Otra ligera comedia de terror que nos llega de Nueva Zelanda. Una película irregular, que en algunos momentos lo borda y en otros aburre. Sin innovar demasiado la trama cumple con lo que promete y nos acaba dando un final consecuente con todas las pistas que se han ido mostrando a lo largo de la cinta.

Palomitera como mucho y sin muchas exigencias. Para un día que no tengáis muchas ganas de pensar.

Continua llegint