American Horror Story

Pocas series me provocan sentimientos enfrentados como lo hace American Horror Story. Cada una de sus temporadas se centra en un grupo específico de personajes, y desarrolla un argumento que no tiene  porqué relacionarse con ninguna de las temporadas anteriores. De hecho varios actores han pasado de una temporada a otra interpretando otros personajes. Esa variedad de estilos y contenidos es la piedra angular de la discordia.

Hace unos meses, en la fiesta de una amiga, me llevé una buena sorpresa al descubrir que un grupo de gente valoraba las temporadas exactamente al contrario que lo hago yo. Esto demuestra que no hay temporadas buenas y malas sino diferentes gustos. Os recomiendo que os toméis cada primer capítulo como un piloto de una nueva serie. ¡Si no os convence pasáis a la siguiente temporada y listos!

Para mi, hasta la fecha, primera y tercera son las que me han conquistado. ¡Y por cierto, gracias a Ruth por insistir en que le diera una oportunidad a la tercera temporada después de lo escaldado que acabé con la segunda! Valió la pena.

Continua llegint