Pod

Pod está hecha con un presupuesto limitado, un puñado de actores, una localización principal y con un guión con poca chicha. En resumen, una película mala. Y sin embargo a veces las películas malas me gustan, y mucho. Pod es capaz de arrastrarte (si la dejas) a una atmósfera de paranoia y claustrofobia en la que tu propia familia puede estar conspirando contra ti y en la que la linea entre la realidad y la imaginación se difumina…

Un preocupado hermano mayor y hermana mediana se dirigen a la cabaña de veraneo familiar para ver como se encuentra su hermano pequeño, que podría estar sufriendo una recaída…

Continua llegint