Demon

Uno no sabe muy bien que esperar de una película polaca, que triunfa festival tras festival y que se hace aún más famosa cuando su director aparece muerto en su habitación de hotel (presuntamente suicidio). ¿Vale de verdad de la pena o hay un cumulo de hipsters y morbosos dándole bombo y creando un efecto de bola de nieve?
La respuesta es un sí rotundo. Demon vale la pena y mucho. Por la estética, por el guión, por los personajes pero sobretodo por esa dirección que tanto te arrastra a compartir las vidas de los personajes.

Una joven pareja se va a casar. Él está dispuesto a mudarse desde Inglaterra a Polonia por ella. La familia les regala una casa y inician a toda prisa al novio en las tradiciones de la tierra. Todo es alegría y felicidad hasta que encuentran unos misteriosos huesos humanos en la el jardín de su futura residencia. Unos huesos que desestabilizarán todo su mundo…

Continua llegint